Así sería el mundo si los nazis hubiesen triunfado

man-in-the-high-castle

¿Alguna vez ustedes se han preguntado qué hubiese pasado si el nacionalsocialismo de Hitler hubiese ganado la Segunda Guerra Mundial? La sola pregunta, promete escalofríos, y siempre, existe un valiente que se sienta a escribir sobre esta posibilidad. Este, fue el maestro de la ciencia ficción, Philip K. Dick en su libro ucrónico “The Man in the High Castle” (1962). 

El punto de quiebre en la divergencia argumental es que postula que en 1933, el Presidente Franklin Délano Roosevelt es asesinado, por ende el programa New Deal no logra ser llevado a cabo, provocando que Estados Unidos no se recupere de la Gran Depresión, postulando una vía aislacionista, a la usanza republicana.

Estados Unidos no se involucra en la Segunda Guerra, dejando al arbitrio de Inglaterra y el resto de Europa la batalla contra el imperialismo nazi, quienes finalmente son derrotados. Este impulso es suficiente para que Japón lance su propia guerra relámpago, conquistan Hawaii y la costa del pacífico del país norteamericano, mientras que Alemania instala un Gobierno controlado desde el III Reich.

Man_In_The_High_Castle_map

Un mundo completamente distinto. El mar mediterráneo es disecado para transformarse en el gran granero del mundo, lo que provoca una abundancia nunca antes experimentada, con una dominación de África – posterior a su destrucción con bombas atómicas y de hidrógeno -, una exploración espacial galopante, un mundo dominado por la tecnología, la televisión, la masificación del automóvil y un mundo fabricado de plástico.

nazi-times-square-the-man-in-the-high-castle

 

Es en este contexto, es que Amazon Studios, ha producido una serie basada en la novela de Dick, bajo el nombre homónimo. Acá aprovechamos de compartir el primer capítulo de la temporada 1. Disfruten:

Anuncios

“First Kiss” de Tatia Pilieva

Tatia Pilieva – originaria de la República de Georgia – es escritora, artista y cineasta. En su último trabajo reúne a 20 personas que jamás se han visto ni tampoco conocen previo a la filmación. Solo se les coloca una sola misión: besarse y ver qué sucede.

Timidez, pasión, sorpresa, enamoramiento.

Con una bella imagen y acompañado de una propuesta musical, estas personas nos demuestran la belleza humana y que hay momentos en los cuales parecemos tan ingenuos y tan abiertos a dar amor.

Un aplauso para Pilieva y su “Primer Beso”.

H. R. Giger: ocultismo, futurismo y sexo.

H.R. Giger pasó a la Historia como el creador artístico de Alien, esa criatura misteriosa, extraterrestre y máquina mortal que se nos presentó en 1979. Pero Giger era más que eso. Este artista y escultor, nació en Suiza en 1940, y murió ayer 12 de mayo.

Giger estaba influenciado por esa idea distópica de que la sociedad iba a la deriva de una un sistema mecanizado, totalitario, una sociedad deformada por desastres nucleares que provocaría el fin de la Guerra Fría, o sea la consecución de la Tercera Guerra Mundial. Por eso Giger tenía una afición por el ocultismo esotérico,el simbolismo hindú y germánico, muy de la mano de los pensamientos de Aleister Crowley o Blavatsky, como una forma de buscar la esencia espiritual del ser humano, como si eso fuera un antídoto a la debacle de la civilización. Pero también Giger, desarrolló la idea del sexo, la lujuria y las drogas alucinógenas, el estado animal del hombre, la máquina reproductora del placer. Giger dialoga así con Bukowski y “La Maquina de follar”, obra insigne de este autor fascinante.

Giger fue un futurista, un visionario del mundo, tanto el real, el virtual y el cinematográfico. Tantos se han inspirado en él: Poltergeist, Madmax, Matrix, Brazil, y porqué no StarWars, por nombrar algunos.

Giger1

Penes erectos, vaginas penetradas o abiertas, senos múltiples, travestismo extraterrestre, simbología ocultista, fetos producidos en máquinas, clonación en serie, tecnológica oscuridad, son algunos factores iconográficos que pueden presenciar en una obra apasionante y seductora.

BirthMachineBabies

De partida debes amar u odiar a H.R. Giger, porque no se digiere con facilidad, porque puede llegar a impactar tanta sinceridad en su obra, pero no violencia, sino desborde de creatividad, como una eyaculación gigante encima de nuestras dignidades. ¿O no nos queda dignidad?

Giger2

 

H.R. Giger es un fiel representante del siglo XX, un siglo que provocó en sus ciudadanos contemporáneos, miedos, alertas y unas ganas irrefrenables de un éxodo espiritual, de buscar la esencia humana desde distintas formas y maneras.

Un día después de su muerte, hago loas porque la obra de Giger prevalezca, con su inmenso poder hipnótico.

 

h_r_giger_la_Columna_De_logan__06_Tierra_Freak_Tierrafreak.com.ar