En el principio era el verbo

glass-brain

Un nuevo descubrimiento de la Neurociencia: en el momento que una persona oye verbos y nombres asociados a una parte del cuerpo, como por ejemplo lanzar o empujar, las regiones motoras del córtex cerebral se activan de inmediato, sin siquiera mediar razonamiento, como si fuéramos a hacer aquel movimiento. Es decir, dentro del cerebro, las palabras y los significados parecen ser lo mismo que le movimiento.

Este descubrimiento fue gracias a un estudio en el marco del Centro de Neurociencia Integrativa de la Universidad de Aarhus, Dinamarca a cargo del Dr. Yury Shtyrov. Con una muestra de 21 voluntarios, se demostró que los verbos y nombres de acción inducen en sólo 80 milisegundos una actividad del córtex motor, que se sitúa sobre las orejas, y que se utiliza para mover los músculos.

La conclusión es que la activación del cerebro motor – en 80 milisegundos – es mucho más veloz que la percepción consciente – 300 milisegundos -, independiente de si el sujeto esté prestando atención a la actividad relacionada. Es interesante constatar que la Neurociencia está comprobando científicamente la teoría del lingüista Noam Chomsky, que afirmó que el automatismo es la característica esencial del órgano mental del lenguaje. Por ende, podríamos decir lo siguiente: la antigua separación de signo y significado no es tal, sino que constituyen mecanismos del cerebro enlazados completamente.

Anuncios